Etiqueta: Buenas Prácticas

El personal que se encarga de la atención directa del residente resulta esencial en tanto que puede ser un importante factor en la cadena de transmisión de las enfermedades infecciosas. En la mayoría de los casos son las manos del personal que atiende a la persona mayor las que juegan el papel fundamental como vehículo de transmisión de la enfermedad de un residente enfermo a un residente sano.

Leer más

La evaluación de la residencia es la valoración de los distintos aspectos instrumentales, procesos asistenciales y de gestión relacionados con la misión de la residencia para identificar los puntos fuertes y las deficiencias.

Leer más

Cada año, en las residencias se deben aplicar cuestionarios de satisfacción a las personas usuarias y los familiares con el objetivo de precisar exactamente las oportunidades de mejora de la calidad y poder planificar así las actividades del proceso de mejoramiento oportunas.

Leer más

El concepto de Mejora Continua obliga a las residencias de personas mayores a poner en el centro de su atención al usuario, siendo éste el eje sobre el que asentar la organización y todas sus operaciones.

Leer más

Las habitaciones deben ordenarse, limpiarse y desinfectarse en base a las necesidades de los residentes. Esta tarea debe realizarse todos los días, tanto si poseen baño privado como si no.

Leer más

No solo en el ámbito hospitalario la resistencia de las bacterias a los antibióticos es un serio problema, también puede serlo en los centros residenciales de personas mayores, donde se estima que un 70% de los residentes reciben algún tratamiento antibiótico al año.

Leer más