Etiqueta: Buenas Prácticas

La dimensión espiritual es más amplia que la religiosa. Se refiere al mundo de los valores, de la pregunta por el sentido último de las experiencias humanas. Conviene considerar las creencias espirituales como un espacio reservado en la parcela de los sentimientos, que sin el consentimiento del residente no podemos traspasar.

Leer más

Los trastornos del sueño en la enfermedad de Alzheimer son frecuentes, alrededor del 40-70% de los pacientes tienen estas alteraciones, y es uno de los problemas de conducta que repercute en los cuidadores.

Leer más

Consiste en cambiar y girar a la persona mayor dependiente para evitar que permanezca en la misma posición, favoreciendo el confort y evitando la aparición de úlceras por presión.

Leer más

La clave es saber si la inactividad genera malestar (apatía, aburrimiento, deterioro) a la persona o le hace sentir bien. No obstante, se debe de evitar que la pasividad se instale.

Leer más

El cuidador de una persona mayor dependiente debe procurar la participación activa de la persona cuidada, no sobreprotegiendo ni haciendo cosas que él mismo pueda hacer. De modo general, siempre se animará a la persona a que colabore con estas actividades básicas de un modo adecuado a sus capacidades, y sobre todo de una forma segura.

Leer más

El cariño, la pasión, la confianza, la profesionalidad, la empatía y la vocación para cuidar, son factores indispensables para trabajar en una residencia de personas mayores.

Leer más
Volver
Messenger
Correo electrónico
Ayuda